CIRUGÍA REFRACTIVA CON LÁSER EXCÍMER


Qué es

Es la intervención quirúrgica con láser excimer de un defecto visual (miopía, hipermetropía y astigmatismo).

MIOPÍA – Las imágenes se forman delante de la retina causando visión borrosa de lejos.

HIPERMETROPÍA – Las imágenes se forman detrás de la retina, causando visión borrosa de cerca y de lejos.

ASTIGMATISMO – Las imágenes se forman en más de un punto de la retina, provocando visión borrosa y distorsionada, tanto de lejos como de cerca.

 

¿Cuántas dioptrías se pueden operar?

  • MIOPÍA – Hasta 8 dioptrías de miopía y astigmatismo. Por cada dioptría que eliminamos se reducen 12 micras en el espesor de la córnea, de ahí la gran importancia que tiene la paquimetría corneal (medida del espesor corneal) y la topografía (mapa corneal anterior y posterior).
  • HIPERMETROPÍA – Se pueden intervenir hasta 7 dioptrías (es uno de los grandes avances del Láser Swing Amaris de 6ª generación)
  • ASTIGMATISMO – Se pueden intervenir hasta 5 dioptrías.

Láser Excimer

Es un haz de luz que elimina y modifica la curvatura corneal para corregir los defectos refractivos. El láser Excimer rompe enlaces moleculares sin daño térmico alguno y tiene una precisión de 0.25 micras por impacto.

Se aplica en la córnea y elimina el tejido corneal. Permite remodelar la superficie de la córnea y crear una nueva curvatura corneal que corrige el defecto refractivo (miopía, hipermetropía y astigmatismo) con absoluta precisión y seguridad.

Técnica quirúrgica: LASIK

 

Cirugía refractiva con laser excimer. Levantamiento del colgajo o flap central corneal dejando una pequeña bisagra que nos permite desplazarlo. Una vez retirado del área central se aplica el laser sobre el lecho corneal mas profundo. Al terminar el laser se repone el colgajo corneal en la posición original sin necesidad de puntos.

El Láser Excimer se aplica por debajo de la superficie de la córnea, a 150 micras de profundidad, consiguiendo resultados más seguros, más estables y sin dolor. Siempre debe de permanecer un lecho residual de 250 micras después de aplicar el láser. Al final de la intervención el espesor corneal será superior a 420 micras para evitar el riesgo de ectasia.

 

 

 

 

COMODIDAD

  • Anestesia tópica (en gotas)
  • Duración: 2 a 3 minutos
  • Ausencia de dolor
  • Recuperación visual en horas
  • Rápida reincorporación laboral

SEGURIDAD

Al actuar en la superficie del ojo (córnea), la posibilidad de complicación ocular interna es, prácticamente, imposible (salvo que se produzca una infección).

EFICACIA

El láser permite dosificar el tratamiento. Si tras el tratamiento inicial quedase algún defecto residual, puede volver a tratarse para ser eliminado 4 meses después de la primera intervención.

Si años después vuelve a reproducirse algún defecto, éste puede volver a ser tratado de nuevo, siempre que el paciente tenga espesor corneal suficiente.

Para cirugía con Lasik se aconseja no utilizar las lentillas blandas en los diez días anteriores a la exploración oftalmológica.
En el caso de las lentillas semirrígidas, el período es de un mes, con el fin de evitar el aplanamiento de la córnea que enmascara el astigmatismo.

REQUISITOS PARA LA INTERVENCIÓN CON LASIK DE MIOPÍA, HIPERMETROPÍA Y ASTIGMATISMO

  1. Espesor corneal
    1. Entre 520 y 600 micras para miopías elevadas (8-9 dioptrías).
    2. Entre 490 y 530 micras para miopías bajas (3-6 dioptrías).
  2. Topografía corneal normal (mapa de la cara anterior y posterior de la córnea normales con PTC, Pentacam).
  3. Función lagrimal normal (superior a 7 mm en el test de Schirmer con anestésico tópico).
  4. Pupilas poco dilatadas con luz natural (escotópico).

 

 

CIRUGÍA REFRACTIVA CON IMPLANTE DE LENTE INTRAOCULAR (I.C.L.)



Esta cirugía está indicada en pacientes en los que no es posible hacer cirugía con láser, ya sea por problemas corneales o por exceso de dioptrías. En el caso de los miopes se hace en aquellos que tienen entre 5 y 22 dioptrías. En hipermétropes está indicada entre 4 y 10 dioptrías. Se pueden implantar ICL teórica en casos con defecto esférico (miopía o hipermetropía) asociado a astigmatismo.

¿Qúe Significa I.C.L. ?

I.C.L. son las siglas en inglés para el término “Implantable Contact Lens” que en castellano significa “Lente de Contacto Implantable”. Una ICL esta diseñada para corregir el defecto visual del paciente de manera similar a como lo hace un lente de contacto externo (lentilla). Sin embargo, la diferencia entre la ICL y una lentilla convencional es que la ICL se coloca dentro del ojo, por detrás del Iris (parte de color del ojo) delante del cristalino, que es la lente natural del ojo.

La ICL esta hecha de un material biocompatible que es permeable a gases y nutrientes y que posee un alto contenido de agua. Es extremadamente fina y posee un alto índice de refracción que permite la corrección de medias y altas Miopías e Hipermetropías.

¿ Soy Candidato a ICL ?

Entre los requisitos generales para ser candidato a ICL están:

  • Tener entre 21 y 45 años de edad
  • Miopía moderada a severa (en general las ICL pueden corregir desde -4D hasta -20D de miopía pero los rangos de corrección varían según la lente)
  • Astigmatismo leve o elevado (Las ICL tórica actualmente disponible puede corregir hasta -6 D de astigmatismo.)
  • Pacientes que tengan estabilidad refractiva de al menos 6 meses, es decir aquellos pacientes cuya prescripción de gafas no haya tenido cambios frecuentes.
  • Paciente que no estén embarazadas o en periodo de lactancia
  • Pacientes que no sean buenos candidatos para Cirugía Láser (LASIK) por ejemplo pacientes con síndrome de ojo seco, miopía magna y córneas delgadas.

El Procedimiento

  • La cirugía se realiza de forma ambulatoria bajo anestesia tópica (gotas) o local y sedación asistida por un anestesista. El procedimiento es relativamente rápido y no doloroso. A diferencia de la cirugía con láser, éste procedimiento puede ser reversible realizado una segunda cirugía para remover la lente..

  • La ICL se inyectan plegada por una incisión corneal de 2.7-3.0 mm para que se despliegue dentro del ojo y queden colocada por detrás del iris y por delante del cristalino. No se utilizan suturas ya que al ser una pequeña incisión, la misma es autosellante. El paciente abandona el centro momentos después de la cirugía y es visto nuevamente a las 2 horas para controlar la tensión ocular que puede estar elevada por los viscoelasticos o liquidos protectores del endoteliocorneal que utilizamos durante la cirugía.

El Postoperatorio

Lente ICL implantada en cámara posterior detrás del iris y delante del cristalino transparente

En los días siguientes el paciente será controlado periódicamente, debiendo aplicar gotas de colirio antibiótico, anti-inflamatorio y para disminución de la presión intraocular durante aproximadamente una semana.

La mejoría de la agudeza visual es muy rápida, pudiendo notarse el mismo día de la cirugía. No obstante, la máxima mejoría se da entre el primer y octavo día luego de cirugía. El período de recuperación total suele ser entre uno y dos meses, que es cuando el ojo completamente cicatriza.

La casi totalidad de los pacientes no precisarán gafas o lentillas tras la intervención, de quedar algún defecto refractivo post operatorio, en caso de defectos muy altos, podrán ser corregidos posteriormente con láser Excimer o con cirugía de Astigmatismo.

 

 

¿Hay Algún Requerimiento Previo?

No, en la actualidad en los pacientes a los que se le implanta una ICL no necesitan hacer iridotomias con laser.

Si, los pacientes sometidos a este procedimiento deberán realizarse previamente una o dos iridotomias con láser YAG, el cual es un láser no invasivo disruptor, esto consiste en hacer pequeños agujeros en el iris para asegurar que después de la cirugía exista un adecuado flujo de humor acuoso (líquido que rellena el ojo) en el ojo y evitar un bloqueo pupilar post operatorio con elevación de la presión intraocular.

¿Es la ICL un Implante Permanente?

La ICL está diseñada para ser colocada en el ojo del paciente y permanecer allí de manera indefinida o hasta que el paciente desarrolle una catarata como proceso normal del envejecimiento del cristalino. Dependiendo de la edad del paciente el implante puede permanecer de 20 a 30 años. Si el cristalino no desarrolla catarata y la ICL esta correctamente implantada no hay razón alguna para su extracción.

¿Pueden Existir Complicaciones?

Ningún procedimiento quirúrgico está libre de complicaciones. Pudiendo existir complicaciones relacionadas con la anestesia, reacción a medicamentos u otros factores. Entre las potenciales complicaciones del procedimiento en sí, podemos mencionar:

  • Sobrecorrección o infracorrección: en casos en que por errores en la medición de los equipos de alta sofisticación o por alteraciones anatómicas del ojo, donde la ICL no sea del tamaño adecuado para el ojo, o si en el caso mas raro, el poder de la ICL no se corresponda con la refracción final del paciente, la lente podrá ser intercambiada por otra lente de diferente tamaño o poder. También se puede corregir el defecto refractivo residual con láser -LASIK- sobre la córnea.
  • Infección: es un riesgo potencial en cualquier cirugía, para disminuír este riesgo se formulan antibióticos tópicos (gotas) antes y después de la cirugía.
  • Aumento de presión intraocular en el postoperatorio inmediato cuando persisten restos de viscoelastico que se ha utilizado para la intervención quirurjica.
  • Reposición o remoción de la ICL: es muy raro que las ICL necesiten ser reposicionadas ó extraídas.
  • Formación de catarata: casi el 50% de la población desarrollará cataratas a la edad de 65 años, si se llegara a desarrollar catarata se realizaría una remoción de la lente y cirugía de catarata con implante de lente intraocular.

Halos, deslumbramientos y visión doble: Estos fenómenos pueden ocurrir igualmente en cualquier tipo de cirugía refractiva (láser o lente intraocular) pero son más frecuentes en pacientes con pupilas grandes (más de 4 mm) en condiciones de luz natural (fotópicas). Los modelos actuales de ICL y CACHET disminuyen este riesgo.

¿Ventajas de la ICL?

La técnica de colocación de ICL es sencilla, rápida, eficaz y con una alta satisfacción visual del paciente.

La gran ventaja de la ICL, al contrario que la cirugía con láser excimer es que es una técnica potencialmente reversible ya que no altera físicamente la córnea, y si la ICL ocasionará algún problema o el paciente desease explantarla se puede realizar su extracción quedando el globo ocular en las mismas condiciones pre-operatorias.

Como cualquier cirugía, presenta riesgos, pero la incidencia de los mismos es mínima.

 

CIRUGÍA REFRACTIVA CON IMPLANTE DE LENTE INTRAOCULAR TRIFOCAL



Esta cirugía se hace a partir de los 50 Años en pacientes con presbicia que no quieren utilizar gafa para visión intermedia y lectura. La intervención consiste en sustituir el cristalino natural por una lente intraocular trifocal que se implante dentro del saco capsular. Es como si hiciéramos una intervención quirúrgica de catarata sin catarata. Sustituimos la masa cristaliniana transparente o ligeramente esclerosada por la edad por una lente intraocular trifocal que nuestro cerebro va a utilizar como multifocal gracias a la neuroadaptación (Ver cirugía de la Catarata).