OCULOPLASTICA

_MG_5425_MG_6835_MG_6840

¿Qué es?

La oculoplástica es la parte de la Oftalmología que estudia y trata de solucionar los problemas que afectan a los párpados, a las vías lagrimales y a la orbita.

 Las principales patologías que forman parte de esta especialidad son:

Ptosis Palpebral:

Se denomina ptosis palpebral a la caída del párpado superior más o menos  acentuada que puede afectar a uno o a los dos párpados. Esta caída confiere una asimetría en el rostro pudiendo afectar también a la visión. La ptosis se produce por debilitamiento del músculo elevador del párpado superior.

 Puede aparecer en el nacimiento o a lo largo de la vida. Según el grado de acción que tenga ese parpado, se hará cirugía sobre el músculo elevador del párpado superior con resección o acortamiento, o bien se hará, si no tiene acción,  una suspensión al músculo frontal en ambos ojos, para que  cuando el paciente tire de las cejas, pueda abrir más los párpados superiores.

 La corrección quirúrgica de la ptosis palpebral mejora el aspecto estético del paciente y en algunos casos su agudeza y su campo visual.

Retracción Palpebral:

Es una patología que suele aparecer asociada a la  Orbitopatía tiroidea, dando al paciente un aspecto cara de susto  tan característico de esta enfermedad. La cirugía de debilitamiento de músculo de elevador del parpado superior devuelve al paciente su expresión y lo rehabilita para la vida social y laboral.

Entropión y Ectropión:

Es una alteración de la posición del borde libre del párpado hacia fuera o hacia dentro dando al paciente una sensación de lagrimeo constante y enrojecimiento del globo ocular. Mediante la cirugía se reestabiliza la posición del párpado terminando con los síntomas que producía.

Parálisis Facial:

En la parálisis facial, se afecta el nervio facial, dando lugar a una    imposibilidad para el cierre de los párpados, con exposición de la córnea. Hay ausencia de parpadeo y de lagrimeo por la hipotonía muscular que hace que el punto lagrimal se separe del globo ocular. La evolución es variable pero cuando aparecen ulceras corneales, que no curan con tratamiento medico, es necesario recurrir a la cirugía, para mejorar el cierre el palpebral.

 La parálisis facial puede afectar al párpado superior, al párpado inferior o a ambos.

 Cuando el problema es de párpado superior, la cirugía es urgente para evitar la aparición de úlceras corneales.

 Actualmente utilizamos pesas de oro de 24 quilates, que se fijan en el párpado superior, para mejorar el cierre palpebral. Es importante conseguir con el mínimo peso un buen cierre. Si afecta al párpado inferior se produce un entropión paralítico. La corrección quirúrgica del ectropión paralítico, se realiza a través de la vía conjuntival y consiste en hacer una desinserción de los músculos retractor del párpado inferior y colocar un espaciador de cartílago auricular, que se sutura al tarso palpebral, y así, finalmente hacemos un reforzamiento a nivel del tendón cantal externo para posicionar el párpado inferior en su lugar.

 Con esta técnica quirúrgica mejoramos el cierre palpebral.

 Los objetivos del tratamiento médico quirúrgico de la parálisis facial son: corregir la exposición corneal para evitar la formación de úlceras que van a disminuir la visión y restablecer el parpadeo.

Triquiasis y Distriquiasis de las Pestañas:

Crecimiento anormal de las pestañas hacia la córnea. Se produce sensación de arenas, cuerpo extraño y úlceras corneales.

Tumores Palpebrales:

Los tumores de los párpados representan un problema importante dentro de la patología oftalmológica, por las repercusiones que tiene, sino se diagnostican precozmente, en la visión de los pacientes.

El diagnóstico precoz de estas lesiones facilita no solo su exéresis, sino también la rehabilitación de los parpados mejorando su aspecto estético.

La mayoría de las lesiones que aparecen en los párpados son carcinomas basocelulares, que debido a su crecimiento, solo in situ, no se diseminan y por su evolución se pueden considerar, lesiones benignas. No obstante estos tumores deben de ser estudiados mediante anatomía patológica porque en algunos casos pueden ser malignos y con una evolución en donde se implicaría la vida del paciente.

BLEFAROESPASMO: Denominamos blefaroespasmo esencial, al movimiento involuntario del cierre de los parpados de etiología poco conocida. El tratamiento medico de estos procesos, es mediante inyecciones de toxina botulínica que hace que se paralice el músculo orbicular de los párpados, reduciendo las contracturas  de una manera involuntaria.

La toxina botuliníca también se utiliza para mejorar la estética facial, y sobre todo el contorno de los ojos. Se utiliza para corregir “las patas de gallo” y las arrugas que aparecen alrededor de los ojos que tanto afean y que son producto de la edad, del abuso del sol y  también debidas a la expresión propias de cada persona.

Blefaroplastia:

Es la cirugía de los párpados, ya sea por motivos estéticos o funcionales.

Con el paso del tiempo diversos elementos como la exposición al sol, el tipo de alimentación, el consumo de alcohol y tabaco, la  mala hidratación de la piel y los factores hereditarios y en general el paso del tiempo ocasionan deterioro en la piel de los párpados provocando que se aumente la laxitud, que se arruguen o abulten dando lugar a la aparición de bolsas grasas, debido a debilitamiento de los tejidos que contienen la grasa periocular. Una de las cirugías estéticas mas realizadas en la práctica oftalmológica es la blefaroplastia, que es un procedimiento a través del cual se reducen las bolsas, la laxitud de los párpados superiores e inferiores, consiguiendo mejorar el aspecto físico del paciente. Se trata de cirugías en general poca agresivas que  se realizan en los párpados superiores aprovechando las líneas  naturales del mismo párpado  y a nivel del párpado inferior   por vía interna para evitar dejar cicatrices externas visibles.

Son cirugías que se realizan de forma ambulatoria con anestesia  local y bajo sedacción asistida, para una mayor comodidad del paciente, pudiendo regresar a su domicilio en pocas horas.

El exceso de piel en los párpados superiores (DERMATOCHALASIS)  lo mismo que las bolsas  grasas pueden ser causa de molestias, pueden ocasionar cansancio ocular y alteraciones en el campo visual. La cirugía se hace no solo  por problemas estéticos sino para mejorar su calidad visual.

Cirugía de la Vía Lagrimal:

Consiste en restaurar el drenaje de las vías lagrimales que esta obstruido ocasionando al paciente un lagrimeo continuo. Se conoce con el nombre de RIJA

La reconstrucción de la vía lagrimal se puede hacer mediante la técnica quirúrgica clásica que es dacriocistorrinotomía externa, que consiste en una incisión en la piel para acceder hasta al saco lagrimal, hacer un agujero (osteotomía) en el hueso y así poder comunicar la vía lagrimal anterior que está en los párpados con la fosa nasal. Se reestablece el drenaje de la lagrima y se evita el lagrimeo del paciente en mas del 90% de los casos.

Según  el tipo de lagrimeo pueden utilizarse otras técnicas quirúrgicas como del  Láser de Diodo-transcanicular con el que el cual se reestablecería el drenaje lagrimal sin tener que dejar cicatrices visibles.

Evisceración:

Es el vaciamiento del contenido del globo ocular que se realiza debido a traumatismos o enfermedades que afectan a la visión produciendo ceguera.

Mediante esta técnica se reconstruye la cavidad con implante de prótesis que se integran en los tejidos orbitarios conservando parte de la movilidad del ojo y mejorando el aspecto estético del paciente.

Finalizado el proceso de curación paciente se envía al ocularista para la colocación de una prótesis externa, volviendo a integrase en la vida social y laboral.


Copyright © Centro Oftalmológico Moreiras 2013
Diseño y Desarrollo Diego Escobar Arevalillo